190515 Card - Message from CEOEl poder de la educación abre las puertas al futuro

 

Desde sus inicios, Fortescue ha creído en el poder de la educación y la capacitación. El Proyecto ABC es otro ejemplo importante de esta meta, creado mediante la colaboración conjunta de Fortescue, el Ministerio de Educación ecuatoriano y la población de Santuario de Baños. 
El Proyecto ABC asiste a estudiantes adultos que no habían terminado la escuela secundaria para que vuelvan a clase y completen su educación formal a través de un programa de aprendizaje acelerado. Las clases se realizan a última hora de la tarde en la casa comunitaria de Santuario de Baños. Además de trabajar conjuntamente con el Ministerio de Educación ecuatoriano para acercar este programa a la comunidad, Fortescue colabora suministrando a los docentes el transporte de ida y vuelta hacia/desde Tandapi, la localidad más cercana.
El Proyecto ABC está ejerciendo un impacto positivo en la gente de Santuario de Baños. Bolívar Pullugando, estudiante y miembro del Consejo Comunitario cree que esta oportunidad es muy importante. “Debemos aprovecharla”, declaró. “La oportunidad que nos han dado Fortescue y el gobierno no es común. La vida en sí es una escuela y un aprendizaje diario, pero aprender en la clase es más importante porque abrirá las puertas a un futuro mejor”.

Acceso seguro al dinero en efectivo apoya a la comunidad local

 

Fortescue asume el compromiso de respaldar las iniciativas prácticas que apoyen a nuestra gente y a nuestras comunidades.

Tandapi es una localidad pequeña, ubicada sobre la carretera, cerca del proyecto Santa Ana de Fortescue. Inicialmente, cuando comenzamos a trabajar con la comunidad de Tandapi, solo se les podía pagar a los habitantes locales con dinero en efectivo porque unos pocos tenían cuenta bancaria o medios para acceder a su dinero. Esto dificultó un proceso de pago de haberes seguro y eficiente.

Fortescue trabajó junto con el banco Ecuatoriano para instalar un cajero automático en el pueblo; es decir, una solución muy práctica para el desafío que planteaba esta situación excepcional. En la actualidad, no solo que los pobladores del lugar tienen cuentas bancarias, sino que también su pueblo se ha convertido en una parada popular, en la ruta de montaña que conecta Quito y Santo Domingo, donde los viajeros pueden acceder a dinero en efectivo e incluso quedarse a comer en los restaurantes locales.